San Francisco de Asís ha pasado a la historia como aquel que,